Pastel salado de queso y cebolla

Este pastel es una delicia tanto caliente como frío. Esto lo hace perfecto para un picnic o para llevarlo a comer fuera de casa. Se trata de un pastel a base de garbanzos, huevo y queso, con un sabor que te sorprenderá. Es ideal para la gente que quiera comer más saludable. Además, el sabor a legumbres prácticamente no se nota. Si quieres, puedes incluso guardarlo en la nevera, así lo tendrás listo para comer cuando te apetezca. ¡Aquí la receta!

Ingredientes

  • 200g de cebolla
  • 2 huevos
  • 175g de queso crema salado tipo Philadelphia
  • 300g de garbanzos cocidos ligeramente salados (pueden ser de bote)
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra molida a gusto

Procedimiento

  1. Cortamos finamente la cebolla.
  2. Echamos una cucharada de aceite de oliva en la sartén y lo calentamos a fuego lento.
  3. Cuando la sartén esté caliente, incorporamos la cebolla cortada y la pochamos a fuego lento hasta que quede ligeramente transparente.
  4. Cascamos los huevos en un bol, al que agregamos también garbanzos, queso crema, pimiento a gusto y cebolla pochada.
  5. Con una batidora, mezclar todo hasta obtener una textura homogénea.
  6. Encender el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  7. Untar un molde para hornear (preferiblemente antiadherente) con mantequilla. Echamos la mezcla en el molde y horneamos durante aproximadamente media hora hasta que suba y se dore a gusto.


Notas
:

  • A esta receta también se le pueden incorporar otros ingredientes a tu preferencia. A mí me gusta a veces añadir champiñones fritos, atún, queso rallado, o verduras hechas. Usa la fantasía y que lo disfrutes. 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*